El fuego fue implacable: crónica de la tragedia en la Chiquitania

ESPECIAL

Casi 4 millones de hectáreas fueron consumidas por el fuego que arrasó gran parte del bosque seco chiquitano y que amenazó reservas naturales y parques nacionales en Santa Cruz. Tres meses después de la emergencia, la lluvia ayudó a mitigar las llamas


Una de las mayores tragedias ecológicas de los últimos años en el país tuvo lugar en la región chiquitana y en el pantanal boliviano. Casi 4 millones de hectáreas fueron consumidas por los incendios que sucedieron entre julio y octubre en el departamento cruceño.

La emergencia también puso en peligro reservas naturales como Tucabaca, Otuquis, el Parque Nacional Noel Kempff Mercado y Ñembi Guasu, lugares en los que al menos 500 especies de fauna y unas 1.200 especies de flora se vieron seriamente amenazadas.

Hoy la situación es distinta, las lluvias caídas el pasado fin de semana (4, 5 y 6 de octubre) en el departamento terminaron por apagar las llamas contra las que lucharon las Fuerzas Armadas, Policía, Bomberos, brigadistas y voluntarios, además de representantes de 196 instituciones y organizaciones de entre 15 países que se movilizaron ante los incendios.

La mitigación del fuego estuvo cerca de coincidir con la realización de un Cabildo convocado por la Asamblea de la Cruceñidad que fue motivada por la catástrofe medioambiental ocurrida en la Chiquitania. 

Diversos actores pedían a Evo Morales que declare Desastre Nacional para permitir la ayuda internacional, algo que al final no ocurrió, decisión que fue apoyada, según dijeron ministros de Estado y otras autoridades de Gobierno, en que era algo que no correspondía porque el Estado estaba en capacidad de responder a la situación.

El ministro de Comunicación, Manuel Canelas, inclusó llegó a decir que "no es capricho, soberbia el no declarar desastre nacional", pues no la emergencia no estaba desbordada ni económica, ni técnicamente. 

LOS INCENDIOS SE COBRARON VIDAS

El 7 de septiembre falleció Pablo Miguel Suárez Núñez, de 34 años, bombero voluntario que había viajado desde La Paz para colaborar con las labores en Santa Cruz.

El sábado 14 de septiembre fallecieron los bomberos Dylan Vega, Renzo Flores ambos de Santa Cruz y José Elmar Roca Núñez de San Ignacio de Velasco, ahogados en una laguna en la propiedad Campeche, se encontraban en descanso.

En Santa Cruz la Gobernación decretó duelo departamental y realizó un homenaje póstumo.

LA EMERGENCIA

El mes de julio cerró con una cifra de 2.858 focos de quema, un número que dejaba en riesgo de incendio al 70% del departamento, así lo dijo Cinthia Asín, desde la Secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación, que añadió de que en lo que iba del año, se habían registrado más de 10.000 focos de calor y se habían atendido, hasta ese momento, 57 emergencias por incendios forestales.

El 17 de agosto, la Gobernación de Santa Cruz declaró desastre departamental, debido a los incendios incontrolables que afectaron principalmente a los municipios de San Ignacio de Velasco, Roboré, San José de Chiquitos, Carmen Rivero Tórrez, San Miguel, San Matías, San Antonio de Lomerío, Concepción y Puerto Suárez.

En reiteradas ocasiones Enrique Bruno, director del Centro de Operaciones de Emergencias Departamentales (COED), enfatizó en el hecho de que "todos los incendios fueron provocados por el ser humano".

Incluso, dentro de la opinión de los pilotos peruanos que vinieron para ayudar en las tareas, lo que pasaba en Bolivia era algo que nunca antes habían visto pues se operaba en lugares en los que había fuego y se los mitigaba, pero uno o dos días después, nuevamente se registraban llamas en esos mismos puntos.

Los incendios generaron una emergencia relacionada a la calidad del aire, particularmente en el municipio de Roboré, en el que se detectaron niveles de material particulado de hasta 310 microgramos por metro cúbico, esto a causa de la intensa humareda que también causó afecciones oculares y de las vías respiratorias.

El 23 de agosto llegó a Santa Cruz, contratado por el Gobierno nacional, el Supertanker, el avión bombero más grande del mundo. Ssegún dijo el vicepresidente Álvaro García Linera, cuando esta nave arribó al país, el alquiler costó un millón de dólares.

A este avión se sumó más apoyo aéreo que incluyó helicópteros de la armada peruana, el Boeing CH-47 Chinook y el avión Ilyushin ruso, además de las aeronaves del Ejército nacional.

Durante la participación de Evo Morales en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), celebrada en septiembre en Nueva York, el mandatario reveló que hasta esa fecha el país erogó más de 15 millones de dólares para mitigar los incendios.

DECRETOS SEÑALADOS

Distintas autoridades departamentales, legisladores y representantes de instituciones cruceñas renegaron en contra del Decreto Supremo 3973, que permite la ampliación de la frontera agrícola y quemas 'controladas'. Muchos consideraron que esa norma fue el argumento legal detrás de los chaqueos que terminaron convertidos en grandes incendios forestales.

Cinthia Asín, en declaración al suplemento Séptimo Día, señaló como una prueba el hecho de que la situación empeoró con las recientes políticas del Gobierno.

Indicó que, en septiembre de 2015, el Ejecutivo aprobó la Ley 741 de autorización de desmonte hasta 20 hectáreas para pequeñas propiedades y propiedades comunitarias o colectivas para actividades agrícolas y pecuarias, lo que permitió la quema de hectáreas sin autorización previa y, al año siguiente, el reporte de los focos de calor se duplicó, de 15.000 a 31.000.

Cabe recalcar que el DS 3973 fue promulgado el 9 de julio de este año,un mes antes de que se descontrolaran los incendios. En la primera semana de agosto de 2019 se registraron 2.351 focos de quema en Santa Cruz, una cifra elevada si se la compara con los 2.858 que hubo en todo ese mes en 2018.

La afirmación de Asín es contraria a lo que sostuvo en reiteradas ocasiones el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, que ve en este decreto un favorecimiento al sector ganadero y agroindustrial mediante el desmonte y la quema "controlada" de bosques, y que de ninguna manera es la causante del desastre que se dio.

La medida asumida por el Gobierno tuvo repercusión internacional pues la Cámara de Diputados de Paraguay, apuntó al D.S. 3973 como la responsable para que se hayan dado los incendios que también afectaron al territorio paraguayo y por el que se pidió una indemnización al Estado boliviano en favor del país vecino.

LO QUE SE VIENE

Cinthia Asín, secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación cruceña, indicó que ya se puso en marcha el plan de restauración con diversas mesas de trabajo.

Explicó que se ha cursado la invitación a diversas instituciones y personas particulares, que se han ofrecido para trabajar. Además, de acuerdo a la Ley 181 de Pausa Ecológica, se creó un Comité de Bosques que empezó a funcionar y trabajará en conjunto con los tres niveles de Gobierno.

Mientras que Enrique Bruno instó a los alcaldes de los municipios afectados y a las autoridades competentes a unir esfuerzos para evitar rebrotes de fuego. Considera que esto se puede dar con un trabajo de información y concienciación entre los pobladores para que no quemen pues "ahora no es el momento".

"Se viene la recuperación de toda esta zona que fue afectada. Todas las instituciones deben acompañar al factor humano que fue afectada y también a los pequeños productores. También se debe plantear un plan de reforestación específico para cada zona afectada y se debe trabajar con biólogos y científicos", apuntó.

El comandante de las Fuerzas Armadas, general Williams Kaliman Romero, anunció este martes que se encuentran alistando el trabajo post incendio para reforestar la Chiquitania, con un plan denominado Paraíso.

Kaliman agregó que dicha actividad será ejecutada con las autoridades "que por ley" realizan esta tarea. Aseguró que también acudirán a la ayuda de expertos que deben indicar con qué tipo de plantas se van a reforestar las partes afectadas.